22
Wed, Feb
0 New Articles

Turbaco
Tools
Typography

El Hospital Universitario del Valle permanece en la resistencia para evitar el cierre. Es necesario y conveniente, a los pacientes con Sisbén 1 no los reciben ni las EPS y se acercan la Feria de Cali. Este tremendo esfuerzo de los trabajadores los tiene viviendo al día a día.

El Hospital Universitario del Valle permanece en la resistencia para evitar el cierre. Es necesario y conveniente, a los pacientes con Sisbén 1 no los reciben ni las EPS y se acercan la Feria de Cali. Este tremendo esfuerzo de los trabajadores los tiene viviendo al día a día.


“En estos momentos, el Hospital departamental continúa luchador, fuerte, luchador, verraco; que quiere como todo colombiano salir adelante, que no se amilana a las crisis, sino que antes se fortalece”, tal como comentó Adolfo Villota, doctor e integrante de Sintrahospiclínicas.

El HUV permanece en pie por el esfuerzo de los trabajadores, el gerente, el auxilio de algunos entes nacionales y nacionales, la bancada parlamentaria, sindicatos y estudiantes, quienes siguen intentando recuperar la crisis que viene desde junio.

Los problemas con el presupuesto no se terminan, hoy día los recursos para la salvación no llegan a tiempo por la burocracia y la tramitología. A los trabajadores les adeudan la mitad de la prima de junio y la de diciembre difícilmente la recibirán, los salarios de octubre, noviembre y, muy seguramente, diciembre.

“Asumimos el déficit de su economía. El hospital compra recursos antes de pagar salarios. Estamos comprometidos en eso: que nuestro hospital esté abierto, que hayan insumo para los pacientes, y afrontar esta crisis casi con nuestras uñas; esperando que la buena voluntad del gobierno nacional y del departamental mire al HUV, porque llegamos a un fin de año con mucha violencia en Cali”, agregó el doctor Villota.

Hace poco circuló la noticia de la renuncia de un grupo de doctores del HUV. Villota aclaró que se trató del 30% de los médicos, más que todo científicos, quienes entraron en crisis económica y renunciaron porque “no les aguantaba más el bolsillo”. Al interior, hay una división entre quienes quieren los pagos antes que conseguir los recursos y aquellos que quieren seguir con el hospital a pesar que no haya pagos.

La necesidad de la población es generalizada, más aún, cuando ya comienzan a sonar la salsa próxima a fiestas. La situación es crítica, sin el HUV no habrá abasto para de atender a los heridos y enfermos durante la agitada temporada de fin de año en el Valle.