27
Thu, Jul
0 New Articles

Turbaco
Tools
Typography

Ante la intervención del hospital de Villavicencio, Anthoc deja en claro que ha venido rechazando desde sus inicios este tipo de procedimientos que realiza el gobierno nacional, en este caso, la Superintendencia de Salud. Supuestamente ellos dicen que es por mejoramiento de la red pública.

Ante la intervención del hospital de Villavicencio, Anthoc deja en claro que ha venido rechazando desde sus inicios este tipo de procedimientos que realiza el gobierno nacional, en este caso, la Superintendencia de Salud. Supuestamente ellos dicen que es por mejoramiento de la red pública.


“Es muy lamentable y muy triste que el gobierno permita que situaciones como esta se sigan presentando. No hay un solo hospital en este país, no hay un solo ejemplo con el que la Superintendencia pueda demostrar que salvó un hospital. Llega como un cáncer a acabar  con los hospitales públicos para facilitarles el trabajo a los empresarios a los capitalistas interesados en invertir en el negocio de salud, para que en un tiempo prolongado puedan llegar los financistas privados a administrar la red pública hospitalaria”, puntualizó Héctor Alvis, presidente de Anthoc nacional.

El jueves habrá un debate en la asamblea del Meta para tratar precisamente este tema. Anthoc ya ha hecho pública su posición respecto a las acciones que debería realizar el gobierno para evitar este tipo de acciones. La justificación es que la Súper tomó la determinación luego de revisar los estados financieros y las difíciles condiciones por las que atravesaba el Hospital de Villavicencio.

El objetivo de Anthoc es que de los diputados tomen conciencia de la importancia que tiene para esa región del país dicha entidad hospitalaria; por lo tanto, es indispensable mantenerla abierta prestando un buen servicio y evitar que la Súper la desahucie.

El primer centro médico intervenido por la Superintendencia fue el Hospital Universitario de Cartagena y terminó unos años después con el cierre del mismo. Así que esta situación viene desde sus inicios.

Anthoc continuará con las respectivas denuncias a los entes de vigilancia y control. Difícil labor, cuando la Súper es un ente de control. Y el otro, la procuraduría, no ha logrado siquiera ‘mostrarle los dientes’ a la Súper. Solo quedan las instancias internacionales.

“El único camino que nos dejan abierto es el de la protesta masiva callejera”, afirma Alvis. “Estamos regando esto por todos los municipios donde Anthoc tiene presencia, a los afiliados, a los trabajadores, a las ligas de usuarios y a los trabajadores. En cada ciudad, establecer una mesa por la salud, para que programemos la defensa de los hospitales públicos y que hagamos las acciones de protesta que haya lugar. Muchos de los recursos de la salud fueron usados en las elecciones pasadas. El pago de los trabajadores para este año va a estar muy complicado, esperamos que no haya otra Navidad negra para sus familias”.