23
Sun, Apr
0 New Articles

Comunicados
Tools
Typography

Efraín Olarte Olarte, veedor ciudadano del sector de hidrocarburos, asesor de la USO y asesor durante la Segunda Asamblea Nacional por la Paz, explicó los detalles del Proyecto de Modernización de la Refinería de Barrancabermeja. ¿Por qué el gobierno lo desestimó?

Efraín Olarte Olarte, veedor ciudadano del sector de hidrocarburos, asesor de la USO y asesor durante la Segunda Asamblea Nacional por la Paz, explicó los detalles del Proyecto de Modernización de la Refinería de Barrancabermeja. ¿Por qué el gobierno lo desestimó?


Inicialmente da las hipótesis de porqué, aunque ya había asegurado que lo ejecutaría, el gobierno decidió no seguir con ese proyecto. Primero, porque el PMRB puede producir plata para pagar parte del pasivo de Ecopetrol, por consiguiente, se piensa vender la empresa tal como está.

Dos, se necesita que la refinería no crezca más, sino que se acabe, con el fin de fortalecer una nueva refinería que se crearía en Sebastopol, Puerto Olaya (que sería la primera planta de alta conversión de crudo de carácter privado en el país), y generaría cien mil barriles diarios de refinación. Si existe la refinería de Barranca, sería su directa competencia.

Tres, es un mecanismo de presión a la ciudadanía y a los políticos para que crean que si no hay inversión privada en la refinería esta no pueda funcionar. Como este declive acabaría con el municipio de Barrancabermeja, habitantes y autoridades se verían en la necesidad a mediano plazo de aceptar las condiciones del gobierno.

El argumento de Ecopetrol para no financiar el PMRB es que no hay plata, Olarte lo desmiente. En efecto, hay varias fuentes de financiación. Por un lado, el mismo incremento de la refinación daría para pagar la deuda que adquiriera Ecopetrol con el fin de ejecutar el proyecto. 

También, la disminución de la tasa de amortización y de presión de Ecopetrol representaría entre uno y dos billones de pesos anuales. Mediante la eliminación de una cantidad de deducciones tributarias que el gobierno le ha cedido al sector petrolero, y que a Ecopetrol no le convienen porque no tiene la necesidad de ocultar utilidades, significarían la entrada de un billón de pesos anuales.

Otra alternativa es liquidar unas 7 sociedades que funcionan en los llamados “paraísos fiscales”, lo cual generaría unos cinco mil millones de dólares en un año. Esas funciones, que son financieras, las puede desempeñar la vicepresidencia financiera de Ecopetrol. Actualmente esas empresas producen unos 17 billones de pesos en patrimonio y en pasivos unos 9, en total, unos 26 billones de pesos.

En general, el analista afirma que la tal crisis es ficticia, su gran fin es mantener estancada la refinería y desaparecerla a largo plazo por obsoleta. Para él, corresponde a “una política vieja de privatización de las empresas que se inició en 1980, donde un famoso personaje colombiano, Miguel Urrutia, creó una escuela de personas afectas a la privatización, de la cual forman parte el Ministro de Hacienda, el presidente de Ecopetrol y el ministro de Minas. Su objetivo principal es que el patrimonio público se vuelva patrimonio privado”.

Para contrarrestar esta situación, las directivas de la empresa y el gobierno nacional deben cambiar su posición de privatizar a Ecopetrol porque no es viable. Solamente una fuerte presión donde el sindicato, la comunidad de Barrancabermeja, del Magdalena Medio, los colombianos y los políticos encargados de defender a Ecopetrol se unan. Únicamente así lograrán que el plan maestro de la refinería de Barranca se lleve a cabo.